Ley Bitcoin de El Salvador: La opinión de un libertario argentino


Hechos clave:


El artículo 7 de la Ley Bitcoin establece la obligatoriedad de aceptar pagos en esa criptomoneda.

«No se puede evitar que pasen estas cosas», dice Franco Amati.


El bitcoiner argentino Franco Amati dialogó con su compatriota, el abogado Camilo Jorajuría de León, acerca de la moralidad de la Ley Bitcoin, recientemente aprobada en El Salvador. Esto fue en el marco de una charla, vía Zoom, organizada por la ONG Bitcoin Argentina.


El abogado le mencionó a su interlocutor, que se identifica como libertario, el artículo 7 de la ley: «Todo agente económico deberá aceptar bitcoin como forma de pago cuando así le sea ofrecido por quien adquiere un bien o servicio».


Añadió Jorajuría de León que «esto es el Estado haciendo lo que hacen los Estados: básicamente imponiendo la coerción para la utilización de esta moneda». No niega que, según él, bitcoin (BTC) «es la mejor moneda posible», pero enfatiza el hecho de que el Estado salvadoreño la impone por la fuerza, mediante la coerción. Tras esa introducción, le consultó al invitado: «¿qué pasa con esto? ¿celebramos igual la ley, a pesar de que venga de esta forma?».


La respuesta de Amati fue positiva. «Yo creo que sí, porque a medida que bitcoin se va popularizando, vos no vas a poder evitar que pasen estas cosas». A modo de ejemplo, agregó: «así como no podemos evitar que una persona secuestre a otra físicamente y pida un rescate en bitcoin (…) también va a pasar que un día un gobierno va a hacer obligatorio su uso».


«Si bitcoin se masifica, tarde o temprano van a empezar a haber usos y formas que no te gustan, o que no nos gustan a nosotros, pero eso es parte de masificarse».


Franco Amati, cofundador de la ONG Bitcoin Argentina.


Franco Amati considera que, como consecuencia de que bitcoin sea masivo, es inevitable que se le den usos que no son del agrado de algunas personas. Fuente: Camilo Jorajuría de León / YouTube.

Insistió el bitcoiner, que actualmente reside en Portugal, que hay gente que va a usar bitcoin para cosas que, quizás, no sean del agrado de muchos. «Pese a que nosotros no queríamos que fuese obligatorio, este tipo de cosas van a pasar», dijo.


«Es inevitable porque el mundo tiene Estados, y los Estados implican toda la estructura de obligaciones, tributos y demás. Si un buen día algún Estado obliga a pagar impuestos en bitcoin ¿vamos a estar en contra?» se preguntó retóricamente Amati para, luego, responder: «es parte de crecer, así que yo lo veo como inevitable».


Franco Amati: bitcoin y libertad


Un periódico con texto e imágenes


Descripción generada automáticamente

Franco Amati, en 2013, fue candidato a legislador de la Ciudad de Buenos Aires junto con el desaparecido Partido Liberal Libertario. Fuente: La Ventana.

Además de ser cofundador de la ONG Bitcoin Argentina, Franco Amati es cofundador de Signatura, una empresa de firmas electrónicas y certificaciones basadas en blockchain. También, su afinidad con el libertarismo lo llevó a involucrarse, años atrás, con el desaparecido Partido Liberal Libertario. Junto con este espacio político, Amati fue candidato a legislador de la Ciudad de Buenos Aires en 2013, acompañado en la lista electoral por los bitcoiners Belen Marty y Gonzalo Blousson.


Esta filosofía política y legal es definida por el economista Alberto Bengas Lynch como el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo. Como consecuencia, el liberalismo (que cuenta con numerosas variantes) defiende, en general, la libertad del individuo en la sociedad, los derechos de propiedad privada y la asignación de recursos a través de la economía de libre mercado.


Otro pensador liberal, el periodista cubano Carlos Alberto Montaner, menciona en su libro «La libertad y sus enemigos» una descripción de un liberal arquetípico. Esas características se aprecian en los argumentos de muchos libertarios que han criticado la Ley Bitcoin de El Salvador:


«Los liberales piensan que, en la práctica, los gobiernos real y desgraciadamente no suelen representar los intereses de toda la sociedad, sino suelen privilegiar a los electores que los llevan al poder o a determinados grupos de presión. Los liberales, en cierta forma, sospechan de las intenciones de la clase política y no se hacen demasiadas ilusiones con relación a la eficiencia de los gobiernos. De ahí que el liberalismo deba erigirse siempre en un permanente cuestionador de las tareas de los servidores públicos».


Carlos Alberto Montaner, periodista cubano.

Durante su participación en el panel de debate aquí reportado, Amati mencionó que podría tener ciertas sospechas o elaborar «teorías conspiranoicas» sobre las intenciones detrás de la Ley Bitcoin salvadoreña. Aun así, dijo que él no será un militante contra esta iniciativa del presidente Nayib Bukele.


«Preferiría que no sea así [la obligatoriedad de aceptar pagos en bitcoin], pero no seré un militante de criticar este tema, porque veo 20 mil otras cosas peores, como que se obligue a la gente a usar pesos argentinos. Si tengo que militar una causa no voy a militar en contra de que bitcoin sea de curso forzoso», explicó.

3 visualizaciones0 comentarios