top of page

¿Es rentable minar Bitcoin en 2021?

Conoce que tan rentable es minar Bitcoin en 2021, que aspectos debes tener en cuenta y que equipos puedes usar para lograrlo.


Una de las preguntas que comúnmente suelen hacerse quienes llegan al mundo cripto es ¿Qué tan rentable es minar Bitcoin? Pues bien, esa pregunta tiene respuesta y, aunque hay muchos factores de por medio, en este artículo despejamos la mayoría de ellos, para que sepas que tan rentable es minar Bitcoin en 2021.


¿Comenzando en la minería de criptomonedas?

La minería de criptomonedas puede definirse como un proceso computacional por el cual se crean las criptomonedas. Básicamente este proceso consiste en que cientos de miles de computadoras muy poderosas trabajen en conjunto para resolver un acertijo. Este acertijo es realmente complejo, tan complejo, que una computadora promedio tardaría millones de años en realizarlo.


Sin embargo, los mineros de criptomonedas son por lo general hardware muy poderoso y especializado en realizar esta tarea de forma muy rápida y eficiente, y por esa razón pueden realizar este trabajo en pocos minutos. Todo este trabajo se da bajo un protocolo que recibe el nombre de Proof of Work o Prueba de Trabajo (PoW), el cual es el primer algoritmo usado en una criptomoneda (Bitcoin) y el que hasta el momento acumula la mayor cantidad de poder computacional en todo el planeta.


Por otro lado, vale destacar que el trabajo de minar Bitcoin es costoso, muy costoso. Los mineros consumen electricidad, necesitan mantenimiento, conexión a Internet y una infraestructura que garantice su trabajo. Así que por ello, los mineros reciben una compensación económica por todo ese trabajo. Esa compensación es dada por la recompensa de bloque, la cual se genera con cada nuevo bloque que es minado con éxito en una blockchain.


Es decir, cuando un minero resuelve un acertijo PoW, este puede generar un bloque, incluir las transacciones de la red que desee en el bloque y tomar la recompensa del bloque junto con las comisiones de las transacciones que ha incluido en ese nuevo bloque. Esa es su recompensa por el trabajo realizado, allí comienza a nacer el valor de BTC como moneda. Y lo mejor de todo es que todo el proceso corre de forma descentralizada.


Ahora bien, ya sabes qué es minar, cómo se generan las nuevas criptomonedas, y cómo reciben el dinero los mineros, queda por despejar la pregunta ¿Qué tan rentable es minar Bitcoin en 2021?


Lo que debes tener en cuenta

Si vas a minar Bitcoin debes tener en cuenta varios aspectos y entre ellos te destacamos:


Tener al menos un computador.

Contar con al menos un equipo de minería ASIC.

Conocer de antemano los valores del mercado (precio del BTC, tendencia del mismo). Esto es importante porque el valor del BTC fluctúa, lo que directamente tiene un impacto sobre tus ganancias finales.

Precio de la electricidad en tu región. Recuerda que minar Bitcoin es un trabajo 24/7/365, que dicho en palabras más sencillas, no puedes desconectar el minero, porque si lo haces, no produces nada. Así que, mientras más trabajes mejor, pero claro, no te olvides de que hay que hacer mantenimiento.

Los costes por mantenimiento e infraestructura.

Costes por conexión a Internet de banda ancha.

Notas interesantes a tener en cuenta

Ahora vayamos a unas notas interesantes:


Primero, en el coste de la electricidad debes tener en cuenta lo siguiente:


Coste energético de operar el minero.

Coste energético de operar la refrigeración del minero.

Recuerda que los ASIC son equipos que suelen ponerse muy calientes y el calor no es buen amigo de los equipos electrónicos. Para evitar que tus ASIC dejen de funcionar por el calor (porque literalmente se cocinaron asimismo), debes mantenerlo debidamente refrigerado (45 º C constantes es una excelente temperatura para estos equipos, por encima de los 60º, comienza a preocuparte). Esto te lleva indudablemente a mantener espacios climatizados o debidamente ventilados, lo que puede resultar menos o más costoso dependiendo de tu localidad.


Otro factor a tener en cuenta en los costos son los mantenimientos y la infraestructura. ¿Minas en tu casa y tú le haces mantenimiento? Pues bien, solo te preocupas del recibo de luz y el Internet, pero si no sabes ni como encender un PC y mucho menos cómo configurar y mantener un ASIC, tienes un gasto acá, uno que puede ser muy importante. Si adicional, no quieres tener un equipo que parece un avión Boeing 747 despegando en tu casa, porque te molesta el ruido (a tu vecino seguro que si), mejor busca crear un espacio insonorizado en tu casa (un gasto adicional y variable) o alquila un espacio alejado y seguro (otro gasto adicional y variable). Como ves en este punto te puedes gastar una pequeña fortuna.


Otro gasto a tener en cuenta es el Internet. Si vives en una zona con servicio de Internet banda ancha, pues bien, seguro no te será muy caro el servicio. Pero si vives en zonas rurales donde no hay Internet (o solo hay por marcación), deberás sacar calculadora y preguntar por la mejor opción de conexión para tu locación, verás que la mayoría no son económicas.


Al final ¿Es rentable minar?

La respuesta corta es: Depende. La minería tiene una rentabilidad variable, donde algunos factores están bajo tu control y otros definitivamente no lo están. Así que, cómo toda inversión, minar Bitcoin conlleva riesgos, y si, minar es una inversión, porque la compra de equipos y todo lo que debes hacer para hacerlo con éxito, entra en esa clasificación.


Pero exactamente qué factores variables son esos de los que hablamos, pues bien aquí te los damos a conocer:


Factor 1: La criptomoneda elegida

Si eliges minar Bitcoin estás haciendo una "apuesta segura", especialmente con los datos de crecimiento que puedes ver sobre esta moneda. BTC con su gran volatilidad, ha sido el pilar fundamental de muchos mineros, sin embargo, hacemos énfasis en un punto muy importante: BTC es volátil.


Al momento de escribir este artículo, el precio de BTC está por sobre los 54 mil $ USD, pero no hace mucho estuvo por los 30 mil $ USD, y si miramos un poco más al pasado vemos precios de 3 mil $ USD luego de una caída desde los 20 mil $ USD (el conocido criptoinvierno).


¿Qué quiero decir con esto? Pues que el valor de la moneda cambia constantemente, a veces al alza (dándote mejores ganancias) y a veces en picada (dándote pérdidas). Cuando eres trader evitar grandes pérdidas vendiendo y participando en otras criptos, pero como minero, no tienes esa facilidad. Como minero solo tienes dos opciones:


Apagar el equipo y no producir nada

Dedicarte a minar una shitcoin, aunque al final su precio seguramente también va en picada.

Es en esos momentos donde debes tomar decisiones fuertes: ¿Seguir minando y pagar todo de tu bolsillo, pero ganando BTC con la esperanza de que luego aumente y puedas recuperarte? o ¿Dejar de minar Bitcoin, no ganar nada, mientras el tiempo hace cada vez más obsoleto y menos rentable a tu equipo de minería?


Cómo ves no es fácil y de allí la idea de elegir una buena moneda para minar, con el fin de asegurarte que en el peor de los casos, ese en el que a nadie le gusta pensar, tú igual puedas recuperarte o, al menos, no salir con todo pérdidas.


Factor 2: La potencia minera de la red o hashrate

Otro punto a tener en cuenta es la potencia minera o hashrate que existe en la red. Esto es vital porque a mayor hashrate, mayor es la dificultad de minería y, por tanto, equipos poco potentes serán menos rentables.


Un ejemplo rápido de esto lo vemos en Bitcoin. Al principio el hashrate de la red era tan bajo, que una computadora (CPU) podía producir Bitcoin tan fácil como mojarte estando bajo un aguacero sin paraguas. Cuando llegaron las GPU, las CPU comenzaron a ser desplazadas, necesitando la potencia de una o varias GPU para minar Bitcoin con ganancias. Y, al final, llegaron los ASIC, que son los reyes del rendimiento minero en la actualidad, hasta el punto, que si no tienes uno, entonces minar Bitcoin no resulta rentable.


Así que si vas a minar y deseas ganancias, debes vigilar dos cosas:


El hashrate global de la red y su evolución en el tiempo.

El hashrate de tus equipos ASIC, porque si son poco potentes, no vas a ganar nada.

Siempre procura tener equipos que tengan una potencia importante porque de ello dependerá tu margen de ganancia final. Esto claro no significa montar tu propio pool minero, pero sí debes tener en cuenta que equipos viejos te serán poco útiles si deseas ganancias importantes, en especial si consumen mucha electricidad y la electricidad donde vives es cara.


Factor 3: Electricidad

Si lo del hashrate lo tienes bajo control porque tienes un ASIC muy potente (o muchos ASICs) pues bien, toca hablar del factor eléctrico. Para resumirlo un poco hagamos unas reglas sencillas:


Mientras más potente un ASIC (en términos de TH/s), probablemente más electricidad consume y más caro será tu recibo eléctrico.

Ten en cuenta que los ASIC más nuevos suelen ser más eficientes en relación a la energía consumida-potencia hash liberada. Esto significa, que los ASICs más nuevos producen igual o más cantidad de BTC usando menos energía o la misma energía que versiones anteriores. Dicho de forma sencilla: mientras más eficiente, más potencia por watt consumido, y esa es la diferencia entre ganar más o la misma cantidad de BTC y pagar menos o el mismo recibo de luz que con equipos mineros más viejos.

Dichas estas dos reglas debes tener en cuenta que el coste de la electricidad en tu zona será decisivo. Si la electricidad resulta muy cara, esto puede disminuir dramáticamente tus ganancias, incluso, en caso de una baja en el precio de la criptomoneda, te dejará con pérdidas. Esta es la razón por la que los mineros persiguen los sitios con costos eléctricos bajos, o mejor, instalarse sus propios medios de generación (eólica o solar), ya que hacen una inversión y la energía que genera es prácticamente de coste 0.


En este factor no debes olvidar sumar el resto del equipo que tu ASIC necesita para funcionar (router, switches, lámparas, computador, módem de Internet, refrigeración, ventilación), todo eso debes sumarlo al coste eléctrico de tu instalación.


Finalmente, muchas compañías eléctricas si detectan que estás consumiendo más de lo normal para una casa, te pedirán algunas de estas tres cosas:


Que pases de tu plan residencial a un plan comercial, lo que te llevará a pagar más cara la electricidad que consumes.

Sigue pagando la luz, pero que instales un transformador para tu casa (y el plus para la eléctrica de que la zona gane mayor estabilidad energética a costa de tu bolsillo).

Que directamente ceses y desistas, o te cortan el servicio. Esto último es un caso extremo, pero posible, especialmente si estás en una zona residencial.

Para evitar malos ratos, lo mejor es ir con la empresa eléctrica y preguntar. Incluso, puedes conseguir contratar a un profesional en caso de que necesites una instalación eléctrica robusta para tus mineros.